• DOMINGO,  25 FEBRERO DE 2024

Editorial  |  12 abril de 2023  |  12:00 AM

Resolver problemas concretos

0 Comentarios

Imagen noticia

Es una lástima que los gobiernos territoriales se desgasten tanto con la palabra y el vídeo, especialmente en sus primeros dos años, y no centren su atención en resolver problemas concretos. Para nadie es un secreto las dificultades de los trámites administrativos y las talanqueras que ha puesto la misma ley, tratando de evitar la corrupción, para poner en marcha obras necesarias y esperadas por muchos años por la comunidad. Sin embargo, tienen los alcaldes y gobernadores por lo menos dos meses, antes de posesionarse, para actuar, en el empalme, y llegar con muchos de los diagnósticos y las soluciones planteadas, para empezar sus gobiernos con acciones.

En Armenia nos quedaremos con problemas que no se resolvieron, como el caso del Centro Turístico y Cultural la Estación del Ferrocarril. Poco se hizo. El alcalde logró solucionar allí parcialmente tres temas, que, de alguna manera, se le anotan como actos positivos: rehabilitó uno de los carriles de la vía que habían dejado semidestruido desde gobierno anteriores; hizo el aliviadero de las aguas lluvias para evitar las inundaciones; y está, en este momento, reparando la bodega donde funciona el Museo de Arte de Armenia y el Quindío. Y una cuarta sigue en promesa, evacuar de la Estación las oficinas de la Secretaría de Tránsito y Transporte, para hacerle más expeditos los trámites a los ciudadanos.

Otro problema que se quedará igual en este gobierno municipal será el de los vendedores de frutas y verduras en las calles del centro de Armenia, y muy especialmente los de la llamada placita cuyabra, que se salieron sobre las calles 16 y 17 con carreras 18 y 19, y están ahí, como un monumento al desorden. Hay que abonarle, en este espacio, al alcalde Ríos, dos obras. Primero, la defensa del parque de la Quindianidad, que fue recuperado por la administración municipal en conjunto con la Policía, aunque de nada sirve un parque con sus puertas cerradas, como es mantenido hoy en día. Y la segunda, muy valiosa por cierto, ha sido el aliviadero de las aguas lluvias sobre la carrera 19 entre calles 15 a 18, donde había una inundación permanente con cualquier llovizna que cayera. Es necesario, en ese sector, volver a pensar en el Centro Comercial del Café, como una alternativa cierta, verdadera, eficiente para corregir los problemas de las ventas ambulantes de frutas y verduras que pululan en el centro de la ciuidad.

Hay que anotarle otro punto al alcalde con la recuperación de la doble calzada Tres Esquinas-Malibú. Esta era un tormento para los viajeros hacia La Tebaida y el Valle del Cauca, como el aeropuerto El Edén. Hoy, aunque faltan algunos detalles, ese problema concreto está solucionado. También, las obras que se han iniciado sobre la carrera 23, entre la estación de Bomberos, en el norte y el parque El Bosque. Una reparación que no daba espera porque estaba semidestruida la malla vial. Esperamos que esta y otras vías se terminen con éxito, porque la inversión es millonaria.

También, el ciudadano espera que, por fin, sea una realidad la conexión vial entre la avenida Centenario y la avenida Bolívar, por la calle 19 norte, sector de Portal del Quindío, una de las obras del sistema de Valorización, que hasta ahora había sido fallida. Lo mismo con las obras de reparación y construcción de escenarios deportivos para los Juegos Deportivos Nacionales.

Y nos quedamos sin importantes obras, porque ya no hay tiempo de hacerlas, por lo menos en este gobierno: la avenida Montecarlo II, donde más de $7.000 millones de pesos están tirados en las vigas de hierro que se pierden entre la manigua del proyecto; nada de la conexión Yulima- Ñiagara, tan necesaria para desembotellar esa área de la ciudad; nos quedamos sin la continuidad de la carrera 16 en el sector de la Nueva Cecilia en sentido norte-sur; nos quedamos sin la conexión Octava Brigada- Carrera 19, conocida como avenida La Colonia.

No resolvimos el problema de la antigua plaza de toros y el parque El Bosque, como tampoco mejoramos ni adecuamos el sector deportivo de las canchas de fútbol de El Edén. Y el gravísimo problema de la contaminación de las quebradas por las aguas residuales, apenas sí avanzó menos del 20%.

Hay que abonarle al alcalde José Manuel Ríos varias cosas, como queda dicho: arreglo de escenarios deportivos en los barrios, las obras que están en curso ya mencionadas, la avenida Tres Esquinas Malibú, el mejoramiento del sistema de acueducto, la reparación, por fin, con el gobierno nacional, de los colegios públicos que estuvieron en el ‘suelo’ durante casi cinco años. Abonarle también el buen servicio de Programa de Alimentación Escolar, que tuvo en este gobierno gran éxito, en favor de los niños y niñas más pobres de la ciudad.  Y una muy importante: el saneamiento de las finanzas públicas del municipio.

Sin embargo, son muchas las que quedan pendientes: la actualización del POT no ha sido posible, a pesar del estudio que se contrató; los Planes Zonales, como el de la avenida Centenario, que tampoco ha sido expedido, a pesar de los estudios contratados; la Planta de Tratamiento de Aguas de la Florida, que queda en pañales, y, en fin.

Por eso, el próximo alcalde o alcaldesa, tiene que llegar, de forma inmediata, a trabajar en problemas concretos. Cerrar la boca, porque el discurso y los vídeos deben de ser parte de la retórica de la campaña, y pensar en lo concreto, en la acción, que es el fundamento del ejecutivo, ejecutar desde el gobierno, desde el momento en que se toma posesión del cargo.

PUBLICIDAD

Comenta este artículo

©2024 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net