• JUEVES,  30 MAYO DE 2024

Cultura  |  05 marzo de 2023  |  12:00 AM |  Escrito por: Sergio Muñoz Bata

Ruge, porque al destino, más que esperarlo, hay que provocarlo

0 Comentarios

Imagen noticia

El nuevo libro del conferencista y escritor Daniel Habif.

¡Ruge! es un llamado que habita en tu interior, un estruendo capaz de derribar cualquier obstáculo en el camino hacia tus sueños, pero que por años ha sido silenciado por las dudas, los miedos y los prejuicios. Daniel Habif vuelve a elevar su inspiradora y estimulante voz para compartir aprendizajes profundos y aplicables que permiten comprender los límites mentales y alcanzar un mayor dominio de las capacidades.

Además, explora alternativas para desatar el potencial, afina el poder de los pensamientos y ayuda a liberar ese grito que
espantará a quienes pretenden devorarnos.

Este libro es para desatarlo y cortar sus mordazas, porque ese grito —largamente enmudecido—derribará las paredes y doblará los barrotes que te encierran. Dependerá de ti decidir si te sales o te quedas donde te han atrapado.

Ruge o espera a ser devorado contiene un proceso que consiste en tres pasos: inspirar, inflamar y rugir. Luce simple, pero conlleva dedicados esfuerzos, especialmente de esos que debes ejecutar dentro de ti.

Inspira:

Consiste en inflarte con el aire sanador de la quietud, cerrarte al ruido exterior, mirar hacia adentro y hacer un proceso de autoevaluación. La exploración interna se acompaña con otra del entorno.

"Inspirar tiene que ver con la carga energética que nos define, con una revisión profunda de nuestras creencias y conductas. Consiste en inflarnos con el aire sanador de la quietud. Cuando intentamos volver a comenzar es indispensable revisitar los pilares de la edificación que nos sustenta. Vamos a permitirnos hacer una evaluación de nuestras conductas y tendencias, no para definir lo que somos, sino para tener un punto de partida en nuestro viaje interior. Autoexplorarnos es una urgente bocanada de aire cuando no hemos salido de la asfixia cotidiana".

Página 16

"La evaluación interna nos revela a quiénes honramos: desde las personas que amamos o admiramos hasta las instituciones, símbolos, conceptos o ideologías que respetamos. Todo ello moldea nuestros ideales.".

"En resumen, inspirar es vaciarnos de nosotros mismos y llenarnos de lo eterno, de lo que no perece, del fabuloso misterio que somos y, en el misterio, redescubrirnos para liberar todo nuestro estallido interior, hacer una cita con la soledad de las preguntas que bien sabemos responder, pero que tanto nos cuesta formular".

Página 17

Inflama:

Tras cargar tu pecho, concentrarás las reflexiones de lo que eres en un plan de acción. Para ello, aprenderás a tomar decisiones, identificarás qué deseas hacer, profundizarás en cómo lograrlo y analizarás qué o quién te detiene para alcanzarlo.

"Las decisiones perfectas no existen, solo llegarías a ellas por medio del azar. Nuestro trabajo consiste en conocer las causas principales de las distorsiones que nos llevan, una y otra vez, a cometer los mismos errores".

El amor no es un milagro, es una decisión; y el milagro es decirlo todos los días

"Inflamar también implica tomar la lección para saber analizar quiénes han tejido hilos sobre nuestros hombros para manejarnos como marionetas. Estar atentos a las influencias cobra un peso trascendente en tiempos en los que hemos perdido el control de lo que consumimos; el bombardeo de información, sobre el que nuestros padres y abuelos podían ejercer algún control, ha alcanzado un poder indescriptible".

Página 19

"Atravesaremos las tormentas del odio y las críticas que intentan arrancarnos lo que somos hasta despojarnos de las fuerzas para avanzar. Cruzarlas, aun sabiendo el riesgo de naufragar, servirá para cargarnos y alcanzar la calma y el cielo despejado de la confianza y la paz. Pasaremos por las opiniones que recibimos y por el porqué de nuestras reacciones ante ellas".

Página 18

"Analizaremos también a qué le ponemos atención. Estar atentos es un talento que debemos pulir. Enfocar nuestra atención en el momento presente con todo nuestro ser es un lujo que no todos saben permitirse en este mundo aferrado a lo urgente".

Enfocarnos en las cosas correctas es una de las principales virtudes de estos tiempos en los que el ruido jamás se calla. Uno de los principales pasos para expandir todo el poder contenido, aunque sorprenda, es abandonar: dejar atrás algunas cosas aprendidas que damos como verdades absolutas.

Toma aire, retenlo en el pecho y grita con una potencia que vacíe los silencios contenidos en el dolor y en los miedos. Ese es el sentido de rugir: cabalgar salvajemente en dirección a tus sueños.

¡Ruge! Que todos escuchen lo que tienes que decir.
¡Ruge! Que no te quede nada por dentro.
¡Ruge! Que se acabe la tiranía del silencio.

PUBLICIDAD

Comenta esta noticia

©2024 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net