• JUEVES,  01 JUNIO DE 2023

Mascotas  |  08 febrero de 2023  |  12:42 AM |  Escrito por: Administrador web

El cane corso, un perro protector, equilibrado y bondadoso con su familia

0 Comentarios

Imagen noticia

La raza canina cane corso se desarrolló en Italia. El término moloso procede de los molosios, una antiquísima tribu griega que destacaban por criar perros guardianes de tamaño muy grande y fuerte, tipo mastín. Cuando el Imperio romano invadió y ocupó las islas griegas, se llevaron muchos de estos perros a Italia, donde los criaron como razas nativas. Entre este grupo de perros estaban los antepasados de los cane corsos modernos o de su pariente más grande, el mastín napolitano.

A lo largo de los siglos y con la posterior caída del Imperio romano de occidente y las constantes invasiones a la península italiana, los perros molosos fueron cambiando su funcionalidad y de ser perros de guerra, se adaptaron a la caza y, especialmente, como perros guardianes de explotaciones ganaderas y de granjas. A mediados del siglo XX, el cane corso estaba prácticamente extinto y quedaban muy pocos. No fue hasta la década de 1970 que un grupo de aficionados italianos a los perros y en especial a esta raza con un pasado tan dilatado, se unieron para proteger y recuperar a los ejemplares de cane corso que quedaban de lo que parecía su desaparición inevitable. Formaron la Società Amatori Cane Corso, que aún sigue activa y para 1990, los cane corso, ya recuperados, pudieron empezar a ser presentados a exposiciones caninas.

Se admiten varios colores. Pese a poseer una capa muy corta de pelo, esta es muy gruesa y pueden echar una doble capa interna para pasar las estaciones frías.

Aunque el aspecto robusto y poderoso intimida, los cane corso son perros seguros de sí mismos que tienden a ignorar a perros y a otras personas que no conocen. Pero son intensamente protectores, sensibles y cariñosos con su propia familia, por lo que, si consideran que hay una amenaza, es una raza que no duda en mostrar su territorialidad y dominancia. Debido a sus dimensiones, pudiendo alcanzar los 50 kilogramos de peso, esto implica que necesitan algo más que una educación básica para tener un buen control sobre el animal ante cualquier circunstancia y disfrutar de su compañía si va a vivir en entornos urbanos.

Si va a convivir con niños u otros animales, necesita una sociabilización para que los asimile como miembros de su núcleo familiar. No obstante, se recomienda la supervisión de adultos ante cualquier interacción entre menores y perros.

Los cane corso disfrutan y necesitan una estimulación ambiental alta y que se les den objetivos, destacando en deportes caninos como el mondioring, de rastreo o en general cualquier trabajo de olfato. Se les atribuye, además, ser una raza muy vocal, no tanto en ladridos como en emitir otras vocalizaciones en forma de aullidos, gruñidos y resoplidos para comunicarse con sus tutores.

PUBLICIDAD

Comenta esta noticia

©2023 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net