ARROGANCIA Y JEP

19 marzo 2021 7:52 pm

Compartir:

Por Ernesto Amézquita

Llama la atención a la comunidad Jurídica Nacional e Internacional; por ser respetuosos del sistema Interamericano de Justicia, el presenciar esta semana como testigos mudos, la actuación soberbia y arrogante, además de inapropiada jurídicamente hablando; propiciada por la representación de la Agencia Nacional de Defensa del Estado Colombiano ante audiencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos en las repercusiones por el secuestro, torturas y violación instaurada por la Señora Periodista: YINETH BEDOYA, revictimizada y sometida a señalamiento público por reclamar su dignidad.

Nefasto precedente se deja en nombre de Colombia.

Levantarse abruptamente ante inoperante recusación; es demostrar sentirse derrotado en cualquier estrado Judicial. El Derecho es ante todo razón, pruebas, lógica y controversia. JAMAS SOBERBIA, imposición o irrespeto.

Lo otro a observar, es que no son los representantes del Estado, sino el propio pueblo quien deberá llevar sobre sus hombros la carga del pago de los daños y perjuicios que algunos de sus malévolos representantes siguen causando. Por eso no les importa abandonar abruptamente el barco cuando lo ven hundirse. Preocupan además dos aspectos que hemos presenciado estupefactos, recientemente, ante la citada Corte: El primero, será que van a seguir el Ejemplo del vecino Gobierno Venezolano al que tanto critican, quien se marginó de la Corte Alegando decisiones “sesgadas”, cuando no les favorecen? El segundo fue cuando en reciente Audiencia por el genocidio de la Unión Patriótica; la representación gubernamental pretendió utilizar el nombre de la JEP para Justificar con testigo de parte; que su actuación era persistente en la búsqueda de responsables, a sabiendas que ha venido golpeando y tratando de “hacer trizas”, los acuerdos de Paz, entre los cuales se encuentra este nuevo sistema de Jurisdicción Especial JEP.

De mi parte haciendo uso del derecho a pensar y de libertad de conciencia y expresión; escribo esta columna defendiendo el Estado social de Derecho; e insistiendo que la JEP, debe territorializarse y regionalizarse, en todo el territorio Nacional, para poder tener futuro y cumplir con los objetivos de su creación; pues además de tener muchísimos enemigos francotiradores, que quieren asfixiarle económica y administrativamente; desean acabarla por sustracción de materia, amedrentamiento real y sicológico al asesinar a los líderes sociales, reclamantes de tierras e indígenas y al cazar uno a uno a los ex combatientes que entregaron las armas y se sometieron al imperio de este nuevo modelo de Justicia especial dialógica o RESTAURATIVA que debe ser propia en el mundo en todo post conflicto armado.

Señores, las víctimas, terceros y victimarios están es en los territorios, los campos, las ciudades, las regiones y no en las oficinas de la capital de la república o en las salas de audiencia Bogotanas a donde se les imposibilita comparecer.

Es el caso de la región del Eje Cafetero, donde existen cerca de un millón de víctimas del conflicto armado, muchas de las cuales han emigrado de otras regiones cercanas, como el Tolima, Cauca, Nariño, Huila, Antioquia, pacífico y Norte del Valle del Cauca.

Por ello seguiré insistiendo en la necesidad de crear una Regional de JEP con la representación de agentes especiales del Ministerio Público en la Ciudad de Pereira, capital del Eje Cafetero.

Ojalá no sea tarde cuando se pretenda tomar los correctivos que reclamamos; víctimas, sociedad civil y amantes de la paz, que desde las provincias y contra el centralismo que nos agobia.

[email protected].

Marzo 17 – 21

El Quindiano le recomienda

Anuncio intermedio contenido