UN MUNDO ESPECULATIVO

6 abril 2020 10:18 pm

Compartir:

En uno de los noticieros de televisión, hay un aparte que se denomina algo así como salir al tablero, se tratan diferentes temas de interés nacional, y por estos días con ocasión del coronavirus, se está tratando el tema de especulación con los alimentos y más concretamente con los perecederos.

Para el efecto se ha estado invitando al presidente de la Asociación Colombiana de Agricultores, y el caballito de batalla se ha constituido en el menor precio que se le paga al agricultor por su producto y el precio al que llega al mercado por culpa de los intermediarios.

En realidad el esfuerzo es poco para llegar a la verdad, uno, el presidente de la Asociación de Agricultores se lamenta simplemente por lo que se le paga al agricultor y el otro, el periodista, hace preguntas que solo llegan a concluir que hay especulación de parte de los intermediarios y que es el consumidor el que, con el agricultor está pagando el pato, sin hacer una investigación a fondo para llegar a una conclusión, por lo tanto se está especulando con la información.

Si tomamos por ejemplo el plátano, de primera calidad como el hartón o dominico hartón que se produce en un 80% en el Eje Cafetero, tendríamos que empezar por saber cuál es el precio que se le está pagando al agricultor platanero. El precio que se está pagando en las plataneras es más o menos entre $600 y $700 pesos por kilo, precio que tan solo le permite al agricultor para sufragar los gastos de producción y un muy pequeño margen de ganancia (8%). Pero este precio no es solo de ahora por el coronavirus, es un precio que se ha mantenido hace muchos meses, porque el gobierno no ha sido capaz de frenar el contrabando que de plátano llega al país por Ecuador. Ahora podemos controlar las fronteras por la epidemia viral, pero no lo hemos hecho por la epidemia económica.

El plátano hay que trasportarlo a los mercados de Bogotá, o a los mercados de las grandes superficies, y es el flete el primer intermediario que aumentaría el valor del producto, pues para trasportar en un camión de 8 toneladas (ocho mil kilos) el costo de trasporte a razón de $90000 por tonelada sería de $720000, lo que indica que el costo por kilo de plátano aumentaría en $90, quedando en $790.

Aquí le agregamos el costo que cobra el intermediario, es decir, quien compra el plátano para dejarlo en Corabastos en Bogotá, que puede estar en un 40% del valor invertido. Así las cosas, el costo sería de $1016 por kilo. Siendo las ganancias del intermediario por toda la carga de $2528.000.

Una vez el producto en Corabasto se le agrega más o menos otro 40% por la intermediación, para ser vendido por un precio reiteramos más o menos de $1549 a los dueños de pequeños o medianos supermercados o a tenderos

Parece que los porcentajes son más altos de los calculado, porque según entendemos a la fecha el precio del plátano es de $2200 por kilo en Corabastos para los tenderos. El tendero le aumenta sus gastos de transporte y ganancias y el precio, para el que se come el sancocho es más o menos de $3200 por kilo de plátano.

Pero los precios deben de ser diferentes para los supermercados de grandes superficies y frutiveres. Pues le compra directamente al agricultor, le agregan lo del transporte y les llegan a sus superficies excluyendo dos intermediarios, para vender el producto en $2940 pesos el kilo o a 1340 pesos por plátano.

Quién está especulando, los grandes supermercado de grandes superficies, los frutiveres, el intermediario que lo lleva a Corabastos, los de Corabastos o los de los pequeños supermercados y tenderos. Hay que aclarar que los precios o alguna lista de precios las suministra Corabastos. Como las hacen, averígüelo Vargas y si tiene en cuenta todos los precios de la cadena, el del producto, el del transporte, los de intermediación de manipulación y administración, entonces se debe de saber cuánto gana cada quien, y concluir quién está especulando. Pilas señores de la Superintendencia.

Quiero dejar bien en claro que esto es otra especulación. Pues desconozco muchos precios de intermediación. Pero lo ideal sería que se nos muestre una verdad, y no se nos siga especulando, ni con precios, ni con noticias, ni con comentarios como este.

Como con lo del plátano, sucede con los demás productos agrícolas. Que se corrijan las cosas empezando por el campesino y se le pague un precio justo y que de paso se considere al consumidor final. Estos son tiempos del coronavirus.

El Quindiano le recomienda

Anuncio intermedio contenido