Palabras interpretativas

16 mayo 2024 1:58 am

Compartir:

Nelson Guzmán Baena*

 No será la última palabra del libro: “Este Viento de sombras en el festín. Volumen 1” del escritor Carlos Alberto Agudelo Arcila e impreso en litografía Skrybe de Calarcá y con primera edición de marzo 5 de 2024 porque llegarán no se sabe cuándo otros cuatro volúmenes que tiene en su mente este cultor de las letras y residente en Caicedonia (Valle del Cauca). Cada que me encuentro con este hombre de la ‘Centinela del Valle’ me trae a la memoria a Zenón Baena mi abuelo uno de los colonos de 1889 y fundador con otros corajudos personajes, además se vienen a mi imaginación el asesor pedagógico y alcalde (1992-94) Guillermo Escobar Baena, a los tratadistas de ciencias sociales en particular sobre su territorio, economía, costumbres, cultura, valores, Miguel Gualteros Forero (alcalde 1990-92 y 2001-03), Henrry Espinal Moreno, Liberio Andrés Garay Valderrama, el comunicador social Manuel Tiberio Bermúdez  escritor colombiano y de unos históricos y placenteros artículos, el reconocido escritor y diletante del exquisito arte y frecuente visitante del Instituto de Bellas Artes de la Universidad del Quindío Mario Ramírez Monard y ni olvidar al conferencista, cuentista natural, locuaz  conversador, poeta y miembro de la Real Academia de la Lengua con sede en Bogotá Óscar Piedrahíta González quien falleció el 19 de agosto de 2023.  Otros literatos y profesionales encantadores que me he acercado por sus trabajos escritos como es su núcleo de lectura con creaciones de casi tres decenas de autores. Responsables como la actual Notaria Única y de la Registraduría municipal ofreciendo humanismo en su atención a quien las requiere, a Inesita Jaramillo dilecta historiadora oral y memoria impecable sus clubes, quienes me han recibido con aprecio y por ende todos me traen recuerdos de mis familiares que habitan o hicieron historia en ese paisajístico municipio de Caicedonia.

Otro destacado es Carlos Alberto su interés en aportar una cuota parte a la transformación con muchos inquietos con los cuales he compartido experiencias vitales en esta calurosa ciudad. Me lo encuentro como columnista de El Quindiano y sus columnas palabra  a palabra mi existir reflejo de su vitalidad, desentrañismos surreales, con XI columnas en serie y la reciente de abril 29 de 2024: Se sentía misericordioso al donar ropa inservible, juguetes deteriorados, zapatos rotos y el haber cedido su propio cadáver al día de los difuntos…y de vez en cuando muy escasa vez en las calles de ‘La Villa del Cacique’, aquí precisamente sin imaginármelo me dio a conocer de su nuevo libro “Este viento de sombras en el festín Volumen 1” y es que en razón a juicio pareciera que así fuera su comportamiento mesurado sin etapa existencial definida, atento a diseñar palabras, con amor a la sabiduría en su dialogo y con elocuencia en su posición de bienestar hacia los demás. Es toda una forma particular de ver el mundo que le rodea y lo interpreta sin sobresaltos con retorica apropiada a las circunstancias y en aporte a una sociedad que clama por paz con justicia social y queriendo beber de la sabia bruta para depurarla y convertirla en el ambiente deseado en su misma existencia y esclarecer lo que no debiera ser pertinente o inapropiado para la territorialidad y que nazca siempre la vida con placer.

“Este viento de sombras en el festín. Volumen 1.” en su recorrido literario por sus 137 páginas es como el renacer de una erudición amena, valiente y sin tacha como nos lo indicaron nuestros antepasados repudiando todo acto que deje sinsabor y retroceso para la comunidad y sus palabras interpretativas nos lo orienta: deduzcamos: … Cada absurdo en este libro lo justifico a través de mi propia existencia no alienada en el convencionalismo psicológico impuesto por una sociedad donde todo lo mide de acuerdo con su estándar único de apreciar el mundo. Aquí, en este libro sucede la nada categórica sin dejar de desconocer el todo infinitesimal de algo quienes laboran hasta llegar su deceso. (Pág. 7)

No espere palabras explicitas sino con sentido de apropiación y lo puedo seguir percibiendo en: es habitual ver morir seres hambrientos junto a las puertas de los santuarios…(Pag.13).

Como opera aquí la economía política…Tiempo ejemplar en sombras de quienes laboran hasta llegar su deceso… (Pág. 19).

El compromiso continuo en sus palabras enlazadas para observar la realidad y su compromiso se palpa en estas otras expresiones: Consonantes y vocales del poema para desentrañar a la velocidad de la reflexión… (Pag 24).

…Hubo mucho por llorar: el camello capaz de cargar al rico entre el ojo de una aguja…(Pag.29).

…lee tumba a tumba el pueblo por desparecer…(Pag.33).

… ¿Es necesario pensar? (Pag.35)

…Poesía un hombre cuando carga en sus costados las angustias de la humanidad… (Pág. 41)

…Huesos del sábado en la sepultura sin fondo…(Pag.48)

…los gatos maúllan: “Perdónalos porque no saben lo que hacen” …(Pág. 55)

…Enjambres de sombras tienen su estilo de zumbar desde el eco encarnándose de moscos voladores sobre el cadáver del mundo. Sombras y… (Pág. 61)

…Poco después el zumbido se potencializa y el zumbido fluye desde el mundo objetivo y se riega entre la naturaleza. Ellos ya no pueden vivir sin el zumbido… (Pág. 66)

…Silencio eterno en el plato vacío del vagabundo…(Pag.79)

…Existir inhumano donde jamás se sirve la comida nuestra de cada día… (Pág. 82)

…El nada es el nada jefe de nada en el pueblo de nada…(Pag.89)

…las masacres de nada siguen nada en este mundo de nada… (Pág. 90)

…los surrealistas se abanican con el plumaje de la palabra viento… (Pág. 95)

Carlos Alberto Agudelo Arcila: Basta una muleta para estremecer emociones… (Pág. 98)

…cenizas alambran praderas de roció y bosquejan silencios extensos como siluetas de monumentos por levantarse en algún lugar del planeta tierra… (Pág. 104)

…Palabras millones de palabras. Palabras sin fin. Infinito universo de la palabra…

…Palabras imposibles de exponer. Palabras como palabras. Palabras más allá de la palabra. Palabras intransigentes. Palabras párvulas. Palabras en la incertidumbre con la boca abierta de por vida…(pág. 124).

…El silencio del curandero sentado en una banca de palma de cera del Quindío refugiándose en el olor de los horizontes (Pág. 131)

Y nos queda como en deuda con el festín o convite creo será por nuestra cuenta disciplinada y colectiva lo que vendrá hacia el futuro y en contra de la infinita perversidad cultural y social.

Mi colega educador en el Instituto Calarcá Humberto Jaramillo Restrepo ‘Senegal’ con la autoridad que le asiste manifiesta: Libro de total madurez literaria en su contenido en su estilo, en la evolución de una estética, una poética y una filosofía a los cuales, a lo largo de su vida Carlos Alberto ha sido fiel.

*Presidente Comisión de estudios e Investigación de la U.I.S. (Unión Internacional de Sindicatos) de P y J (Pensionistas y Jubilados) de la F.S.M. (Federación Sindical Mundial).  Calarcá, mayo 13 de 2024

El Quindiano le recomienda

Anuncio intermedio contenido