Viajar es vivir dos veces

29 mayo 2023 1:36 am

Compartir:

Continuando con el periplo que empecé a describir la semana pasada: Al día siguiente de la llegada a Bogotá tomé un vuelo de Spirit Airlines, aerolínea de “Bajo Costo” cuyo modelo de servicio no difiere mucho al de Avianca, con varios tipos de precio por el equipaje y por los servicios adicionales (recomiendo hacer el registro de su salida o entrada a Colombia a través de la página “Check Mig”)  resulta más expedito y le va a ahorrar mucho tiempo a su salida o llegada al Aeropuerto El Dorado, a propósito, una de los mejores aeropuertos de mi mundo de viajes). Contrastando con El Dorado, la llegada a al aeropuerto de Fort Lauderdale el pasado jueves 18 del presente mes se tornó en un verdadero caos, con una cola a manera de Zigzag con unas 2,000 esperando llegar al proceso de inmigración. Fueron dos horas en las que niños, ancianos, personas con alguna invalidez, entre otros, la pasamos mal y, tal nuestro caso, casi nos hace perder el vuelo de conexión al otro destino, la bella y dinámica ciudad de Atlanta, Georgia. Muchos pasajeros no lo lograron, para el caso de nuestro vuelo 20 pasajeros “No Show” según las palabras del capitán del avión.

Para alguien como yo, con muchas millas a espaldas, debo reconocer que en asuntos de volar todo pasado fue mejor. Recuerdo como eran los vuelos en Avianca desde y hacia Armenia a través del emblemático aeropuerto El Edén en DC3 y DC4 (algunos de ellos con escala en Tuluá y, si mal no recuerdo, Pereira). Si uno no podía viajar por algún motivo sencillamente cancelaba el vuelo y el tiquete quedaba abierto para volar en otra ocasión sin penalidad alguna. Los pasajeros pareciera que se vestían con sus mejores galas, el servicio de comida a bordo era excepcional, así se tratase de un sencillo emparedado de jamón y queso con un  jugo en trayectos nacionales (Short Haul) o un rico desayuno, almuerzo o cena con entrada, plato fuerte, postre y hasta copa de vino tamaño “Benjamin” en los vuelos internacionales (Long Haul). Era la época del Glamour en todo lo relacionado con el dulce placer del viaje; de todo lo anterior es muy poco lo que queda ¿Será que las nuevas generaciones podrán ver, vivir y disfrutar de un viaje así?

Al momento de escribir estas líneas, me encuentro disfrutando de un fabuloso fin de semana largo con puente y todo: “Memorial Day Weekend” en homenaje a los veteranos de guerra de Estados Unidos. Precisamente ayer por la tarde, mientras disfrutábamos de un soleado día en la playa de South Beach, vivimos un espectáculo nunca antes visto por nosotros: Una exhibición aérea a la manera gringa con todo tipo de aviones maniobrando justo al frente de miles de personas agolpadas en la playa. Con decirles que hasta el avión y el helicóptero de la célebre serie de TV “Bay Watch” hizo presencia.

De los viajes en avión de hoy vale la pena mencionar que ya es muchísimo menos el equipaje que los pasajeros suelen cargar: Adiós maletas voluminosas, no me cansaré de recomendar a mis apreciados viajeros que viajen ligeros de equipaje, más rápido se llega al destino.

 

 

 

 

A estas alturas del paseo, solamente me quedan para llegar a casa: Un vuelo MIA-BOG y un paseo en Bus BOG-AXM; digo paseo porque no me canso de alabar los viajes por carretera desde y hacia cualquier destino de Colombia. Espero luego poderles contar cómo y porqué viajo en bus, con sus altibajos, los cuales darán tema para columnas posteriores.

 

Hasta la próxima mis apreciados lectores.

 

 

“La Vida es un viaje; viajar es vivir dos veces”

Omar Khayyam

 

[email protected]

El Quindiano le recomienda

Anuncio intermedio contenido