Nelson Sabogal Vásquez

22 junio 2024 12:15 am

Compartir:

Por John Jairo Salinas

En las ondas del aire se deslizaba la voz melodiosa de un hombre apasionado por las historias que fluían a través de su ser. Nelson Sabogal Vásquez, nacido un día de junio, 1938 en las tierras cordilleranas del Quindío, encontró en la radio su morada, su santuario de palabras y emociones.

Desde La Voz de Calarcá, su voz se alzaba como un canto, como un tributo a la emoción contenida en cada noticia, de victorias y derrotas. Con maestría informaba los hechos noticiosos de la época, pintando con sus palabras un lienzo de pasión y entrega. Pero no solo en el deporte encontraba su voz eco, también en las noticias que danzan entre luces y sombras.

En el noticiero Sucesos y Comentarios de Radio Ciudad Milagro, Nelson hallaba el pulso de la actualidad, la esencia misma de la información que fluye como río caudaloso. Y entre micrófonos y cámaras, entre titulares y primicias, él se erguía como un faro en la noche, iluminando con su sabiduría y perspicacia.

Su columna de opinión, La Caldera del Diablo, era el crisol donde fundía ideas y pensamientos, donde desgranaba verdades incómodas, valentía y sin titubeos. Hoy, cuando el eco de su voz se ha apagado en el éter, recordamos a este gran periodista quindiano como un maestro de la palabra, como un artista que supo tejer con hilos de aire las historias que nos hicieron soñar y reflexionar.

Que su legado perdure en cada onda sonora que atraviesa el universo, llevando consigo la esencia eterna de un hombre que supo darle voz a los silencios.

El Quindiano le recomienda

Anuncio intermedio contenido