Las minibusetas de Galvis

22 junio 2024 12:12 am

Compartir:

Émerson Castaño

Para el próximo mes de julio del presente año, el gobernador del Quindío, Juan Miguel Galvis, llegará en caravana haciendo bulla por carreteras de la cordillera, mostrando y entregando sus tres grandes trofeos móviles.  Los pobladores de los municipios de Buenavista, Pijao y Córdoba, a pesar de sus privaciones económicas, lo recibirán como un héroe.

Este tipo de población se caracteriza por tener bajo nivel de conciencia para determinar qué es lo más prioritario para sus vidas. Si les regalan una minibuseta, es posible que se atrevan a decir que es una bendición de Dios. Y no es para culparlos. La clase política así los prefiere. Como prefiere pensar el gobernador del Quindío que unas minibusetas para las personas que integran las juntas de acción comunal les mejorará la vida. Pobre visión de un mandatario que no sabe dónde está parado.

Uno se aleja completamente de este tipo de enfoque que le dan a la política social porque no es la correcta. Sin embargo, insiste el señor gobernador en que, con la compra de tres minibusetas para las juntas de acción comunal, se fortalecerá la participación ciudadana. Además, consideran que se trata de una inversión para solucionar una necesidad imperante, agregan: “…el programa de gobierno de Juan Miguel Galvis Bedoya considera a los líderes comunales como aliados estratégicos, con quienes se planea trabajar de manera conjunta para desarrollar iniciativas que promuevan el desarrollo agrícola, el acceso al agua de calidad y la preservación del medio ambiente…”. En otras palabras, para llevar a cabo las anteriores iniciativas para el desarrollo de sus comunidades, necesitan minibusetas.

Esto no es coherente con los lineamientos de política social del gobierno nacional. Pero al gobernador le importa un pepino lo que le digan desde la presidencia. Luego, en sus seis oscuros meses de gobierno, lo que ha hecho es despilfarrar y posibilitar el detrimento de los dineros públicos. Las juntas de acción de comunal de la cordillera se verán en un futuro vendiendo tamales para obtener recursos y recargar las minibusetas de gasolina. O terminarán apuntados vehículos en parqueaderos desvalijadas o al servicio del político de turno, llevando gente a votar.

Al señor gobernador no hay quién lo pare: el paso 4 de abril, el gobernador concretó la compra de tres (3) minibusetas para las juntas de accion comunal con destino al municipio de Buenavista, Pijao y Córdoba, por un valor de $1.508.365.354,00.

En fin, este fue el gobernador que eligieron.

El Quindiano le recomienda

Anuncio intermedio contenido