Reflexiones sueltas, quizás absurdas

14 junio 2024 10:53 pm

Compartir:

Por: Libardo García Gallego

He llegado hasta aquí, motivado sobre todo por los cambios de la sociedad actual: la inteligencia artificial, la enorme desigualdad social, la concentración en unos pocos individuos de las riquezas del mundo, la esclavitud mental de la mayor parte de la población a través los medios de comunicación y de los credos religiosos e ideológicos, entre otros.

Si los humanos somos los animales mejor dotados de sentido común, por qué en lugar de crear un sistema social donde pudiéramos vivir todos digna y pacíficamente, nos inventamos uno para favorecer más a los más ambiciosos, egoístas, individualistas. Este sistema manejado por 130 multimillonarios, pertenecientes al Club de Bilderberg, seguramente exterminará en poco tiempo a la mayor parte de la humanidad y el planeta tierra quedará en poder de ellos.

Empiezo por los mandamientos que dizque fueron ordenados por un dios, cuando

el sentido común de los seres humanos sabe que no es aceptable asesinar a nuestros semejantes ni arrebatarles sus bienes a la fuerza o por medios mentirosos ilícitos, que debemos respetar a los demás de la misma manera en que queremos ser tratados y que nuestros parientes deben estar en primer lugar. Las infracciones cometidas deben ser castigadas en vida y no sobre unas supuestas llamas eternas en un tal infierno.

Algunos se quejan porque hemos superpoblado el mundo y entonces ¿por qué no acordamos una normatividad que señale el número de hijos que una mujer puede parir, sin pisotearle su derecho? En otros temas también podemos consensuar, ejemplos: ¿Por qué permitimos que una persona acumule tanta propiedad privada hasta no dejarle nada a los demás? ¿Quién ha demostrado que sin competencia entre los individuos no puede existir el progreso? ¿Cómo así que es dañino el Estado para la sociedad y que es mejor que los recursos de los Estados sean manejados por empresarios privados? ¿Por qué no capacitamos con responsabilidad a la población para que cada persona dé su opinión personal acerca de todos y cada uno de los interrogantes sociales? ¿Cuál debe ser el castigo para el que vende o compra la conciencia de los demás?  ¿Para castigar los delitos no sería mejor establecer colonias penales con trabajos forzados en vez de cárceles donde terminan de capacitarse los delincuentes?

En todo caso, me parece incorrecto el acudir a la irracionalidad, a la fantasía, a lo sobrenatural, para normalizar la convivencia humana y permitir que nuestros peores congéneres sean los responsables de dictar las leyes bajo las cuales estamos obligados a sobrevivir los demás; así como en Colombia donde la mayoría de quienes hacen las leyes, las aplican y nos gobiernan son corruptos, pícaros, mentirosos. Es preciso rescatar la meritocracia, la honradez, los valores, la ética, pero ¿esto cuándo será? Parece que nunca y si no es posible entonces seguiremos en guerra sobre el mismo mierdero.

Armenia, Junio 14 de 2024

libardogarciagallego@gmail,com

El Quindiano le recomienda

Anuncio intermedio contenido