UNA CIUDAD ABANDONADA/ Centro Comercial de Café, un oscuro “hueco” tragainversiones

12 mayo 2024 10:32 pm

Compartir:

Ubicado en la esquina de la calle 17 entre carreras 18 y 19 el Centro Comercial del Café es otro de los emblemas de la inoperancia, la negligencia, la corrupción y la desvergüenza de los últimos administradores de la ciudad, es decir de alcaldes y concejales.

Desde el inicio de su construcción como Centro Comercial Armenia en el que, según la alcaldía de la época, 2016, se invirtieron 10.265 millones de pesos, comenzaron las adiciones para mejorarlo.

Todas las administraciones desde la de Carlos Mario Álvarez (q.e.p.d.) le han hecho inversiones al Centro Comercial del Café. Un lugar con 489 locales. “Un espacio atractivo, diseñado para ofrecer las mejores condiciones locativas a los inquilinos y un ambiente agradable a los visitantes, de tal manera que se consolidará como un motor del desarrollo económico del centro y como una de las estrategias principales para la recuperación del espacio público”, una consigna que se quedó en el papel desde noviembre de 2017 cuando fue inaugurado y el en discurso de los “magnates” del comercio de Armenia.

El discurso fue más allá: “Los locales cuentan con las medidas propicias para que puedan disponer de un espacio amplio y el material WPC le da un toque de distinción y estilo a cada cubículo”, incluso lo llegaron a catalogar como una plataforma que le daría “impulso al turismo y al Paisaje Cultural Cafetero”. Demagogia que administración tras administración ha utilizado para hacerle “inversiones” que se han perdido en el tiempo.

El hoy Centro Comercial del Café, es un lugar oscuro, lúgubre, sin ningún atractivo con una discusión bizantina de nunca acabar entre locales cerrados, arrendados, ocupados, desocupados, utilizados como bodegas, mientras el objetivo para el que fue creado se aleja cada día pues a las calles de Armenia no le cabe un vendedor ambulante más.

Fue el Centro Comercial del Café creado para recoger a los vendedores ambulantes y atender una tutela sobre el espacio público, pero su diseño no fue lo esperado. Es más, los tales comercios anclas no ha dado el resultado esperado. Las oficinas de recaudo de EPA, así lleguen miles de usuarios a ellas a cancelar sus obligaciones, tampoco ha servido de “enganche” para activar el C.C.C, muestra de que hay que generar nuevas estrategias para atraer a los ambulantes y consumidores y que la tal disculpa de “enganche” no es más que ello.

El CCC es un lugar oscuro, estrecho, nada llamativo, abandonado, lo dejan deteriorar, al parecer adrede para hacerle nuevas “inversiones”, va a cumplir su primera década como otro de los símbolos del atraso de la ciudad, como un símbolo de la desvergüenza de los gobernantes de Armenia, una ciudad abandonada…

 

El Quindiano le recomienda

Anuncio intermedio contenido