UNA CIUDAD ABANDONADA/ Puente de la 26: La casa de los indigentes

19 mayo 2024 9:52 pm

Compartir:

Un basurero que día a día crece sin medida se ha convertido en el “adorno” de una de las entradas al complejo vial de La Cejita o el llamado Puente de la 26, zona de gran flujo vehicular de Armenia como quiera que es una de las pocas entradas y salidas de la capital quindiana.

El basurero, es también la entrada a la casa de una gran cantidad de indigentes, que han encontrado su “hogar” allí debajo de la enorme estructura de cemento y de hierro, a sus alrededores e incluso en la parte superior del mismo.

El sitio, que debería de ser uno de los más llamativos para propios y extraños, está convertido en un verdadero antro en el que la droga, el cartón, la ropa y cobijas viejas hacen parte de un paisaje desolador en el que se reina la degradación humana, ante la mirada negligente de los “Gerentes” de la ciudad. El Puente de la 26 es el lugar de habitantes de calle: allí consumen droga, queman los cauchos de los cables para extraerles el cobre, comen, duermen, se levantan para luego deambular por la ciudad en busca de su destino incierto. Es su casa en la que se mezcla el humo de los carros con los olores propios de quienes no tienen baño ni lavadero, pero sí un inmenso sanitario público donde suplir sus necesidades.

El Puente de la 26 representa hoy un verdadero peligro. Denuncian conductores y comerciantes de la zona: “Esto acá se ha convertido en un nido de ladrones, están quemando caucho para sacarles el cobre, están haciendo estragos, quemando, consumiendo, tienen todo esto apoderado acá los indigentes, tienen hasta cambuches, está muy delicada la situación, pedimos que nos tengan en cuenta. Los conductores se parquean a veces a esperar a los pasajeros que vienen de Montenegro, Quimbaya, Alcalá, Cartago algunos, hay unos que vienen de Caicedonia, Sevilla y el recibimiento para estos pasajeros que van para el médico o hacer diferentes vueltas, son estas personas que están aquí consumiendo. Se bajan de bus y lo primero que ven son estas personas consumiendo droga, llegan niños, señoras con bebés, señoras de la tercera edad y este es el triste y peligroso panorama que se encuentran al llegar a Armenia”

La falta de una política de Estado ha llevado a estos seres a vivir en condiciones deprimentes. Al gobierno municipal se le salió de las manos está problemática social. Los alrededores del Puente de la 26 crecen como una ciudad aparte. En uno de los costados hay por lo menos 20, 30 casuchas – cambuches otorgadas quién sabe por quién, convertidas en reducideros, en pequeños negocios, al parecer con la aprobación del gobierno local, con licencia para ocupar y funcionar y por donde el ciudadano común teme transitar.

La dejan crecer los administradores de Armenia encerrados en el edificio del CAM, en su mundo, sin preocuparles lo que se vive en las calles de la ciudad, así se evidencia, no solo en el Puente de la 26, sino en toda la ciudad. Sin preocuparles la misión para la que fueron nombrados siguen aupando a Armenia, como una ciudad abandonada…

El Quindiano le recomienda

Anuncio intermedio contenido