Burlando Torres: un poeta de ladrillos y sonetos.

19 mayo 2024 10:15 pm

Compartir:

Por Jhon Jairo Salinas

Foto: Álbum familiar del poeta

En el corazón de la Villa del Cacique (Calarcá), donde la tierra susurra historias y canta sus melodías de estirpe kakatataima nació un poeta singular: Burlando Torres. No creció entre laureles y pergaminos, sino entre el sudor y el polvo de la construcción, como un maestro de obra que esculpe versos en lugar de ladrillos.

Su nombre original es Orlando Torres, pero la vida lo rebautizó como Burlando Torres, un seudónimo que refleja su espíritu irreverente y su capacidad de sortear las dificultades con la misma destreza que maneja la plomada y el palustre.

Desde las entrañas de la Villa del Cacique, Burlando Torres teje su propia poesía con los hilos de la clase obrera. Cada ladrillo colocado, cada verso escrito, es una oda al trabajo, al esfuerzo y a la lucha diaria por la supervivencia. Su barba, como la de un enigmático sabio griego, enmarca un rostro curtido por el sol y la experiencia. En sus ojos brilla la chispa de un observador agudo, capaz de capturar la esencia de la vida cotidiana en cada uno de sus versos.

Cada día, Burlando Torres se convierte en un juglar urbano, compartiendo su poesía en el atrio de la Plaza de Bolívar de Calarcá. Sus palabras, cargadas de irreverencia y realismo, dibujan un retrato vívido de la gente de su pueblo, sus alegrías y sus penas, sus sueños y sus luchas.

La poesía de Burlando Torres es única en su estilo, una mezcla de coloquialismo y lirismo que le da un sabor auténtico e inconmensurable. Sus versos son como adobes cuidadosamente seleccionados, colocados uno a uno para construir una obra maestra, la palabra.

"Es un poeta del pueblo, para el pueblo". Su voz es la voz de la clase obrera, de los que luchan por un futuro mejor. En sus poemas, encontramos la pureza, la perseverancia y la esperanza que caracteriza el espíritu de un albañil. Burlando Torres es más que un poeta, es un símbolo de la lucha, la creatividad y la resistencia del ser humano.

Su poesía es palabra que va por el camino de los que buscan una voz para expresar sus sueños y rabias. Burlando Torres, siempre estará en el corazón del pueblo, donde el trabajo se forja en alma, se alza la voz de este juglar, poeta obrero de noble estampa. Cuyos versos brotan del sudor y la lucha diaria, tejiendo una sinfonía poética irreverente, sin máscaras ni artilugios que la empañen. Su poesía es herramienta afilada en la fragua del compromiso, es voz que clama por justicia, por un mundo más equitativo y humano.

Cada uno de sus versos, son un latido del pueblo, una historia por contar, un canto a la vida que se abre paso entre las grietas del olvido. Este poeta proletario de alma dorada, con palabras sencillas y verdades profundas, nos invita a mirar la belleza en lo cotidiano. En la sencillez del obrero, en la fuerza del trabajo, en la lucha por un mañana mejor, descubriendo un tesoro invaluable, una poesía que nos transforma y nos conmueve. Su obra es un reflejo de un obrero intelectual, un espejo donde se ve la realidad sin velos, un canto a la esperanza que brota en medio de la adversidad, una voz que nos impulsa a seguir luchando por un mundo más justo y solidario.

Burlando Torres, poeta de las estirpes barriales, tu poesía es un canto que irradia la rebeldía en el camino hacia la libertad y la dignidad. Que tu palabra siga caminando en los corazones de los poetas oprimidos, y que tus versos se escuchen hasta en los panteones de aquellos amores fingidos.

El Quindiano le recomienda

Anuncio intermedio contenido