El gato angora turco “tesoro nacional” protegido en Turquía y que se prohíbe sacar del país

29 agosto 2022 4:33 pm

Compartir:

Ankara, es la capital de Turquía. Lo que convierte a los gatos angoras en una de las razas felinas con más historia.

Desconocemos cuándo los primeros angoras salieron de Turquía y llegaron a otros países, pero en 1903, ya en pleno auge de exposiciones felinas de belleza y la búsqueda de diferenciar grupos de gatos por sus características físicas, la escritora Frances Simpson, autora de uno de los primeros libros sobre razas de gatos domésticos, recalcaba que dentro del grupo de angoras, había diferencias entre ejemplares y se debían clasificar con mayor detalle.

Cuando el angora turco llegó a Reino Unido y a Estados Unidos, comenzaron sus programas de cría, afinando la anatomía general y convirtiéndolos en una elegante raza estilizada, con una cola muy frondosa y grandes orejas triangulares.

Los turcos no comparten cómo se alteró por un fin estético la raza autóctona que vivía en semilibertad en sus calles, y que aún es posible ver de forma natural en el país, de modo que a finales del siglo veinte, iniciaron un programa de cría especial en la Granja y zoológico del bosque de Atatürk, donde se pueden ver las instalaciones en las que mantienen a angoras puros sin alterar para no perder la raza original y disponer de un registro genético. Está terminantemente prohibido exportar un angora de estas instalaciones, dado que no quieren que se mezcle con la línea moderna y se conviertan en un reclamo comercial.

Estudios de análisis de ADN confirman que los angoras criados fuera de Turquía, son producto de cruces realizados durante los siglos diecinueve y veinte para la creación de razas modernas y apenas conservan un remanente del gato angora de Turquía, y los gatos turcos naturales, sin embargo, provienen de poblaciones muy antiguas de gatos tunecinos y egipcios. Los angoras que conserva Turquía son felinos mucho más robustos y fuertes que la línea moderna y comercial.

En cuanto a los ojos, es una de las razas que admite la heterocromía, esto es, un ojo de cada color, y que los hace tan impresionantes en las distancias cortas.

El gato angora es una raza sociable, muy apegada a los humanos y lleva bien la convivencia en hogares con actividad, niños y otros animales. Son felinos enérgicos, atléticos y dinámicos, que necesitan una buena estimulación ambiental para cubrir sus necesidades de ejercicio. Aunque el pelo del cuerpo es semilargo, la cola es un plumero de pelo abundante y espeso, por lo que también se debe dedicar tiempo a cepillados regulares para mantener su buen aspecto y ayudar durante las mudas de pelo.

El Quindiano le recomienda

Anuncio intermedio contenido