ATROZ. Así mató a la niña de 4 años y apuñaló a la madre

9 febrero 2023 6:02 pm

Compartir:

La niña Salomé Puerta Arias de 4 años de edad habría muerto ahogada en su propia sangre, tras ser degollada por su padrastro Jair Sebastián Serna Velásquez, según la narración que hizo a la Fiscalía la madre de la niña Andrea Estefanía Arias Balbuena.

De acuerdo con las narraciones conocidas ayer en la audiencia de imputación de cargos contra Jair Sebastián Serna Velásquez de 22 años, la pareja se encontró en la residencia donde vivían en la manzana 2, sector 5, casa 21 del barrio Las Colinas del sur de Armenia, hacia las 7 de la noche. Andrea Estefanía, de 25 años narró que le sirvió la comida a su pareja Jair Sebastián Serna Velásquez y un poco más tarde, como hacia las diez de la noche del martes 7 de febrero, se acostaron en el mismo cuarto y cama, incluyendo la niña Salomé.

“Jair Sebastián se levantó como a la una de la mañana y se fue al baño, se demoró mucho y regresó un poco alterado. Luego, como a la media hora volvió al baño, yo creo que estaba consumiendo cocaína, lo que hacía con mucha frecuencia, y regresó a la cama y empezó a golpearme”, narró la angustiada madre que logró salvar su vida por la atención médica en el hospital del sur de la capital quindiana.

De acuerdo con el relato, el hombre golpeaba a su pareja en la cama. De pronto la niña despertó y trató de defenderla, pero corrió la misma suerte de la madre, fue golpeada por Jair Sebastián. Las dos, madre e hija, golpeadas y sangrando corrieron a ponerse a salvo en un cuarto trasero de la casa, pero el hombre siguió hiriéndolas con un arma blanca. “Agarró la niña del cuello, trataba de ahorcarla, y mientras lo hacía me miraba, me tiraba besos y me decía que me amaba”, contó Andrea. Ambas quedaron muy mal heridas en ese cuarto, mientras el hombre entró al baño, se duchó y se cambió de ropa.

La madre salió del cuarto, arrastrándose, mientras oía a la niña que le decía: mamá, mamá, pero la voz se le sentía como ahogada, cada vez más pacito, hasta que se apagó. La mamá dio gracias porque creyó que se había quedado calladita para evitar nuevos golpes de su padrastro. Andrea Estefanía vio salir a Jair Sebastián, entonces corrió a la calle a pedir ayuda.

Una hermana de ella y su esposo la ayudaron, entraron por la niña y la llevaron en una motocicleta al hospital del sur, a donde llegó sin signos vitales. Luego, en otra moto, también fue llevada al mismo centro asistencia Andrea Estefanía, que fue atendida y reanimada y le salvaron la vida, a pesar de tener más de 20 puñaladas en todo su cuerpo.

Una relación de celos

Andrea Estefanía contó que había conocido a Jair Sebastián diez meses atrás, por Facebook, y ella lo visitaba en Pereira, donde vivía y trabajaba. Luego se vino a vivir a Armenia y empezó a trabajar en un taller de mecánica, y le buscó a ella un trabajo en un restaurante cercano. “Me quería tener siempre cerca, salíamos de la casa juntos y regresábamos juntos. Me celaba horrible, me revisaba el celular, me prohibía que me pusiera cierta ropa como blusas escotadas. No quería que le pasara lo mismo que sufrió con su anterior pareja que se fue a España y cuando le hacía video llamadas, la veía con otros hombres”, contó Andrea Estefanía.

“En diciembre pasado me puse, el 31 de diciembre, un vestido con una abertura en la pierna y me obligó regresar a la casa y cambiarme por un bluyín, dizque porque una mujer decente no se vestía así”, narró la atribulada mujer. “Incluso, a la casa llegó una amiga de Bogotá y un día me insultó y reclamó dizque porque me vio besándome con ella. Estaba enfermo de celos”, explicó

Consumidor de cocaína

La mujer también contó que Jair Sebastián es un consumidor consuetudinario de cocaína. “Lo echaban de los trabajos por consumidor. La mamá lo echó de la casa por lo mismo. A ella, a la madre, la insultaba y la amenazaba, como a su propia hermanita, porque no le deban dinero para consumir drogas. Cuando lo echaron de la casa, a mí me dio pesar y lo llevé a mi casa a vivir conmigo y con mi hija de 4 años”, reveló Andrea Estefanía.

Ese día martes 7 de febrero, este hombre llegó a la casa de Andrea, ‘tocado’ por la droga. No podía dormir y se metió al baño a darse uno y otro ‘pase’ adicionales de cocaína. Y, luego, empezó la golpiza, el apuñalamiento a su pareja y a la pequeña Salomé, hasta que mató a la niña de 4 años y dejó en condiciones muy graves a Andrea Estefanía.

Y lo peor, como si nada, entró al baño, se duchó, se cambió de ropa, se puso camisa y pantalón oscuros y salió a la calle, como si nada. Este hombre, aprehendido finalmente por la Policía, estuvo relativamente tranquilo en la audiencia de imputación de cargos, escuchó todos los relatos y al final dijo: “No acepto los cargos que se me imputan”.

La Fiscalía Primera Especializada de Armenia le imputó los cargos de homicidio agravado en menor de edad, y pidió prisión intramural, en cárcel, lo que aceptó el juez cuarto de Garantías de Armenia.

 

El Quindiano le recomienda

Anuncio intermedio contenido