Función de los hongos en los ecosistemas

17 abril 2024 10:54 pm

Compartir:

La relación entre hongos y plantas ha sido objeto de estudio y asombro científico durante siglos. Investigaciones recientes ofrecen nuevas perspectivas sobre la profunda interconexión entre estos seres, destacando su papel esencial en la salud y vitalidad de los ecosistemas terrestres.

Para Ricardo Soto, docente y coordinador de la Colección de Micología de la Universidad del Quindío, la asociación entre hongos micorrízicos y plantas angiospermas y gimnospermas se remonta a tiempos ancestrales. Esta relación, que se ha denominado "simbiosis micorrízica", atestigua la complejidad y la belleza de la evolución biológica en donde los hongos ayudan a las plantas a absorber nutrientes y agua, mientras que las plantas proporcionan carbohidratos a los hongos.

Nutrientes

Los organismos micorrízicos, presentes en una estructura conocida como red micelial, desempeñan un papel crucial en la absorción y transferencia de nutrientes a las plantas. A través de un proceso de descomposición de materia orgánica, estos hongos generan azúcares y adquieren nutrientes como fósforo, potasio y azufre, esenciales para el crecimiento vegetal. Esta simbiosis beneficia tanto a los hongos como a las plantas, estableciendo una relación de interdependencia vital.

Además de su asociación con las plantas, los hongos también forman simbiosis con algas, dando lugar a la formación de líquenes, esos notables organismos que adornan los troncos de los árboles. Los líquenes no solo pueden llegar a impresionar visualmente, sino que también sirven como indicadores de contaminación ambiental, mostrando diferentes morfologías y coloraciones según el tipo y grado de contaminación presente en su entorno.

Relación

Según el docente uniquindiano, los líquenes, como organismos pluricelulares, son resistentes a las condiciones ambientales adversas, logrando así colonizar diversos ecosistemas debido a su alta capacidad de adaptación. La protección que aporta el hongo frente a la desecación y la radiación solar, junto con la capacidad de fotosíntesis del alga, confieren al simbionte características únicas dentro de los seres vivos.

Otro aspecto fascinante de la relación entre hongos y su entorno es su papel en la descomposición de materia orgánica. Cuando un animal muere en el bosque, son los hongos microscópicos los encargados de iniciar el proceso de descomposición y absorción de nutrientes, facilitando así la recirculación de materiales en el ecosistema.

En este complejo tejido de interacciones biológicas, los hongos se erigen como guardianes silenciosos pero fundamentales de la salud y la diversidad de los ecosistemas terrestres. Su capacidad para descomponer la materia orgánica, transferir nutrientes a las plantas y servir como indicadores ambientales los convierte en elementos indispensables para la vida en la Tierra.

El Quindiano le recomienda

Anuncio intermedio contenido