• SÁBADO,  24 FEBRERO DE 2024

La Guaca  |  15 mayo de 2023  |  12:00 AM

El aval rojo I

0 Comentarios

Imagen noticia

Resuena en los cafés del Quindío que hace unos días el mismo gobernador Roberto Jairo Jaramillo Cárdenas visitó a las directivas del partido Liberal en Bogotá para insistir en que se le entregara directamente el aval para aspirar a la Gobernación a su exasesor y exsecretario de despacho, el arquitecto Juan Miguel Galvis.

El relato que se escucha entre cada sorbo de tinto, detalla que con su ya característico carácter, el mandatario quindiano exigió que no se efectuara consulta alguna y que se le diera “de una buena vez” la bendición a su pupilo. Esto se dio, debido a que la visita encabezada por el senador Juan Pablo Gallo y Pablo Jaramillo, hijo del gobernador quindiano, junto a Galvis, al expresidente César Gaviria, no logró el objetivo de asegurar dicho aval rojo, por lo que el señor Roberto Jairo quiso tomar la iniciativa para avanzar en este propósito.

La historia parece ser solo un chisme, pues es claro que el señor mandatario no puede participar en política, como lo ordena la Constitución, en su artículo 127 inciso segundo y tercero, además en otros códigos y normas, no obstante lo cierto es que a la fecha la Dirección Nacional no ha entregado aval y que el único precandidato inscrito en la Secretaría General es el diputado Jorge Hernán Gutiérrez Arbeláez, quien se le ha visto en el departamento tomando tinto, repartiendo tarjetas de presentación y agitando el trapo rojo, ese que heredó de su padre.

El aval rojo II

Seguido a ese rumor de la supuesta y osada visita del gobernador a Bogotá, se conoció que esta semana el Secretario General de la colectividad roja se comunicó con las actuales representantes liberales del Quindío, Sandra Bibiana Aristizábal Saleg y Piedad Correal Rubiano, y con varios dirigentes del partido en el Quindío, para coordinar que en los próximos días se efectúe una reunión con los aspirantes al aval, con el fin de determinar la metodología para definir quién recibirá oficialmente la bendición de los rojos.

Se ha hablado de una consulta, ya sea esta interna o externa, y que aplicaría una firma encuestadora que dé las garantías y transparencia a los participantes, que inicialmente serían el exrepresentante de Cambio Radical, Atilano Giraldo, y quien ha buscado el apoyo de los liberales; el arquitecto Juan Miguel Galvis, exalcalde Salento por el partido de la U, y que es de las entrañas de los amigos del gobernador, y el actual diputado Jorge Hernán, quien es el que más ha exigido que se haga una consulta y no se le entregue el aval directamente a nadie, así como que el elegido sea de raíces liberales y no de otras colectividades, pues para él solo utilizarán al partido Liberal por su estructura.

La pelea por ese “apetecido aval rojo” se calienta cada día más, pues medirá las fuerzas del grupo del gobernador, el que se hace llamar la casa Jaramillo, con los equipos de las congresistas Sandra Bibiana y Piedad, además de otros sectores del liberalismo como son los del exrepresentante Luciano Grisales, la exalcaldesa Luz Piedad Valencia y el excandidato a la Cámara, Ánuar Oyola, entre otros, en los que se encuentran unos que han anunciado que si se impone el candidato desde Bogotá se declararían en rebeldía.

El aval rojo III

Parece que se está volviendo costumbre la feroz lucha por el aval del partido Liberal cada cuatro años. Aún no se olvida cómo el ahora gobernador Roberto Jairo le arrebató de las manos a Jorge Ricardo Parra Sepúlveda ese apoyo en 2019, en una movida tan astuta como controvertible, lo cual alejó a Parrita de las toldas liberales para irse a refugiar en las del grupo de amigos de José Manuel Ríos Morales, actual alcalde de Armenia.

Las preguntas que rondan en el ambiente son que si en el eventual caso de que el aval se le entregue a un vigente integrante de Cambio Radical o a uno del partido de La U, no se tipificaría una posible doble militancia, y cuál sería la reacción de las bases liberales, esas que agitan el trapo rojo, si su único candidato es derrotado y la decisión es apoyar a una persona que nunca ha militado en la colectividad, y que no cumplió ni el proceso de preinscripción ante el partido en la Secretaría General en Bogotá. ¿Habría también rebeldía?

Se quiebra La Fuerza de la Paz en Quindío

Lo que pintaba como una fuerte alternativa para las elecciones de octubre, La Fuerza de la Paz, se ha ido diluyendo por las pugnas internas de sus integrantes. Sumado a los momentos que padece su presidente nacional, Roy Barreras, a quien el Consejo de Estado le tumbó su elección como senador por doble militancia, se conoció que hay una división entre los precandidatos a la alcaldía de Armenia, Javier Angulo y Bryant Naranjo, así como con el concejal Cristhiam Torres, quien se viene desmarcando poco a poco de su partido de La U, pues no es un secreto que es muy cercano a Roy Barreras, y que es su portavoz en el Quindío.

Por lo que se sabe, Angulo viene liderando visitas y capacitaciones con su grupo de trabajo y en nombre de La Fuerza de la Paz, sin embargo, Naranjo se ha centrado en estar muy activo en sus redes sociales, sin aún identificarse de pleno con la naciente colectividad del polémico médico cirujano.

Otros rumores dicen que se le han gestionado recursos de manera inequitativa a los precandidatos, por parte de los voceros departamentales, lo que ha generado malestar y el rompimiento de las relaciones, hecho que parece ha motivado a Angulo a buscar otros aires y aval, puesto que dice a sus más cercanos aliados, su candidatura ya está lanzada y no tiene retorno.

Cristián está quedando en rines y Bryan, si se descuida, puede quedar sin sopa y sin seco.

Habrá que esperar la suerte del jefe nacional Roy Barreras y cómo se van depurando las demás aspiraciones a la alcaldía de Armenia.

PUBLICIDAD

Comenta este artículo

©2024 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net