• JUEVES,  23 MAYO DE 2024

La Guaca  |  19 marzo de 2024  |  07:39 PM

La enfermedad de Héctor Marín

0 Comentarios

Imagen noticia

El gerente departamental de la Colegiatura Quindío de la Contraloría General de la República Héctor Alberto Marín Ríos viene sufriendo de una delicada enfermedad, que lo ha marginado de sus actividades por días, aunque su esfuerzo y compromiso lo ha mantenido al frente de su cargo. Los médicos descubrieron que Héctor Marín adquirió una enfermedad llamada mielitis flácida aguda (MFA, o AFM, por sus siglas en inglés). Se trata de una afección neurológica poco frecuente, que afecta el sistema nervioso, en particular el área de la médula espinal llamada materia gris, lo cual hace que los músculos y reflejos del cuerpo se debiliten. Su situación ha mejorado con los días a través de medicamentos y terapias, aunque tuvo momentos difíciles que redujeron totalmente su movilidad. Este martes, Marín acompañó al contralor General de la República encargado Carlos Mario Zuluaga a una rueda de prensa en Armenia y le anunció a su superior que a partir del miércoles 20 de marzo se sometía a un tratamiento terapéutico especial que durará 12 días, tiempo en el que estará ausente de su oficina. Para Héctor Marín nuestros deseos inmensos de una pronta recuperación.

Jiménez gana el primer round en el concejo

El concejal de Armenia, del partido conservador, Álvaro Jiménez Giraldo, ganó el primer round en ‘las peleas’ al interior del cabildo municipal. Jiménez fue elegido primer vicepresidente del concejo, como miembro activo de la oposición, lo que fue demandado ante el Consejo Nacional Electoral por el partido Unión Patriótica, del concejal Jonatan Rojo Zuluaga. La Unión Patriótica argumentó que el verdadero partido de oposición era ellos, la llamada coalición del Pacto Histórico, y que Jiménez no representaba la oposición. En los alegatos se argumenta que Jiménez hace parte de la coalición de gobierno y por tanto su partido, el Conservador, no pudo haberse declarado en oposición. Sin embargo, al cotejar las pruebas, el magistrado Benjamín Ortiz Torres del Consejo Nacional Electoral evidenció que tanto Rojo, de la Unión Patriótica, como Jiménez, del partido Conservador, habían presentado sendas cartas de ‘Declaración Política’, declarándose en oposición. Además, en la certificación que da la secretaría del concejo también aparece como partido de oposición el Centro Democrático. A la hora de votar, se presentaron para el cargo de primer vicepresidente, (que le corresponde por norma a la oposición) los concejales Rojo y Jiménez, y este ganó por 16 votos, de 19 posibles. Rojo obtuvo solo 2 y hubo uno en blanco. Así, las cosas, considera el magistrado Ortiz, los dos competidores estaban en igualdad de condiciones, habían declarado a tiempo ser partido de oposición y solo había que acogerse a la elección. Por tanto, el Consejo Nacional Electoral denegó la petición de la Unión Patriótica de otorgarle la potestad de partido único de oposición y el derecho de ser elegidos en la vicepresidencia del cabildo. Esto significa que Jiménez gana el primer round. El segundo se lo juega en una pelea pendiente: la demanda que le instauraron de nulidad de su elección por presunta doble militancia.

Por 7 minutos, Jhony Vargas gana pelea a sus opositores

El concejal Jhony Vargas, del partido Liberal, también ganó su partida relacionada con una demanda que le impetraron por doble militancia, la misma que soportan sus colegas liberales Cristian Fernández y Jhon Edison Echavarría. Vargas ganó su pelea porque la subsanación de la demanda de nulidad por doble militancia contra su curul, se presentó 7 minutos por fuera del cierre del horario judicial. La curul de Vargas la demandaron Fernando Ramírez Carmona y Génesis Viviana Álvarez Villa, alegando doble militancia del concejal, pero cometieron errores en la presentación, por tanto, el Tribunal Administrativo del Quindío les pidió que subsanaran la demanda, es decir, que corrigieran lo que estaba mal. Y les dio plazo hasta el 18 de enero. Los demandantes subsanaron el 18 de enero, y radicaron la documentación ese día a las 5:07 p.m. El Tribunal admitió la demanda. El concejal Vargas instauró una tutela ante el Consejo de Estado pidiendo la nulidad de la admisión de esa demanda y solicitando que se inadmitiera, con el argumento de que había sido presentada 7 minutos por fuera del horario judicial, que cierra a las 5:00 p.m. El Consejo de Estado le dio la razón, le concedió la tutela y le ordenó al Tribunal no solo anular el auto que admitió la demanda, sino, a la vez, proceder a inadmitirla. En tal virtud, el concejal Jhony Leandro Vargas Sánchez ya salvó el pellejo de su curul para estos cuatro años.

 

 

PUBLICIDAD

Comenta este artículo

©2024 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net